Titacnic: De vuelta al mar y en 3D

Por Ivón Schmitt

A cien años de su trágico hundimiento, el Titanic retorna a la pantalla grande en 3D y con él, un repaso sobre su historia a través del séptimo arte.

Fantástico hasta cantar el tema principal o fastidiado por su toque cursi, pero todos sabemos como Jack y Rose se amaban, estaban destinados a ser felices a pesar de aquellas tonterías sobre las clases sociales que los dividía, llenando la situación de prejuicios. Pero -para su mala suerte- se conocieron en uno de los barcos más famosos: el Titanic.

Recalcamos la mala suerte porque ya conocemos el trágico desenlace de la historia, pues en abril de 1912, el barco que pretendía ser el más grande, poderos, veloz y moderno de su época, chocó contra un iceberg en medio del Océano Atlántico terminando en dos célebres partes que se hundieron en un mar helado.

Ha pasado un siglo y todos aún recuerdan al Titanic, en algunos casos, como escenario de una romántica y nostálgica historia de amor, gracias a que han llorado en el cine cuando James Cameron nos introdujo a un viaje de ensueño con la película del mismo nombre, estrenada en 1997. Claro está, debemos darle crédito suficiente a Celin Dion por tan pegajoso y sentimental soundtrack.

Pero antes de la taquillera “Titanic”, existieron otras producciones que sintieron la inspiración del trágico viaje.  En 1912, una de las sobrevivientes del verdadero desastre de altamar, Dorothy Gibson, protagonizó la película muda “Saved from the Titanic”. Con dos semana de filmación, esta película incluía escenas reales de los supervivientes llegando a Nueva York; lamentable el rollo original se consumió totalmente en un incendio ocurrido en los estudios donde se almacenaba.

Alemania también honró al Titanic con “In Nacht und Eis” (En la noche y el hielo). Durante un promedio de 27 minutos, la proyección (también muda) muestra el hundimiento del barco, con efectos especiales simples pero ingeniosos para su época ya que la escena del choque del iceberg, se ejecutó con un barco de juguete que golpea un trozo de hielo en una pequeña piscina.

Para los siguientes años, varios directores plasmaron su versión del Titanic utilizando el mismo nombre en 1943 y 1953, “A Night to Remember” en 1955, “The Sinking of the Titanic” en 1979, “Raise the Titanic” en 1980; y muchas más que podemos encontrar en  la salvadora Wikipedia. Un año antes del estreno de la afamada obra de Cameron, la CBS presentó una versión protagonizada por la bella Catherine Zeta-Jones que luego se convirtió en miniserie. 

Y en 1997, llegaría la que convertiría la historia de este colosal barco en un hito del cine contemporáneo, un joven Leonardo DiCaprio y una risueña Kate Winslet protagonizan la desventura sentimental que sigue arrancando suspiros a todas la mujeres enamoradas (generalmente, recostadas en el hombro de su chico). Luchando contra las adversidades por su amor sincero, ambos personajes -Jack y Rose- marcan un antes y después en el Titanic.

Pero mientras James Cameron recaudaba millones de dólares, ese mismo año se realiza una producción sobre otra historia dentro de la embarcación: “La camarera del Titanic”, una película franco-hispano-italiana que cuenta sobre la pasión que siente un estibador de cincuenta y dos años por una joven camarera del famoso trasatlántico.
El afán por descubrir más sobre el Titanic llevó a James Cameron a dirigir el documental “Ghosts of the Abyss” en el 2001, donde se explaya con imágenes de los restos del histórico barco al fondo del mar. 



Clásico centenario 

Esta semana, las festividades a nivel mundial por los 100 años del hundimiento del Titanic han logrado revivir una historia con dos caras, una sobre la lamentable tragedia y la reflexión sobre la vanidad y la soberbia del hombre que nunca llega a buen camino. Y por otro, tener una idea un poco más aliviada con una historia de amor imposible que simboliza todos los sueños y anhelos detrás de las vidas de cada pasajero que zarpó en el mencionado navío.

El ya considerado clásico de James Cameron, galardonado con 11 premios Oscar, ahora vuelve a las salas de cine, luego de una década y media, pero en 3D. Rose y Jack se verán un poco más reales y -cercanos del espectador- donde provocarán nuevamente una lluvia de emociones en cada butaca, a modo de regalo para las nuevas generaciones y la repetición del gusto para quienes ya la vieron en su primera versión; todos podrán sentirse parte del viaje eterno a bordo del Titanic.

Comunicador Social, amante de la música y los videojuegos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com